La ventana

Luis Carlos Peris

De cómo el incendio fue propagándose

DIEZ años después estamos donde estábamos, o sea que de aquella triste Madrugada de 2000 apenas se ha sacado algo en claro. Versiones para todos los gustos y la conclusión única de que fue un punto de inflexión para que las cosas fuesen de otra manera en esa magna ópera urbana que es la Semana Santa de Sevilla. Azar, organización, versiones para todos los gustos, pero con una novedad que ve la luz demasiado tarde. La noticia que aflora con tanta demora es que la radio no estuvo al nivel debido y que en vez de servicio para el civismo hizo de pirómano que ayudó, por supuesto que de manera involuntaria, a que el fuego se propagase y adquiriese unas dimensiones que nunca hubiese tenido si en vez de propalar bulo tras bulo se hubiera limitado a informar con rigor de hechos ya contrastados. Diez años de aquel golpe tan bajo y del que aún no nos hemos repuesto del todo y como si nada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios