La ventana

Luis Carlos Peris

Ante una incomprensible falta de respeto

CUANDO posiblemente el Salvador esté presentando su Simpecado ante la Blanca Paloma, en la Casa Grande se le estará poniendo punto final al mandato más largo que se recuerda en el Ayuntamiento de esta Sevilla nuestra. Y a falta de ulterior rectificación, la ausencia del saliente pondrá la nota, mala nota con su punto de mala educación y de falta de respeto a la ciudad y, por supuesto, al partido político que lo puso en el primer sillón de la urbe. No sé qué le habrá pasado a Alfredo por su cabeza, pero de confirmarse hoy su ausencia quedaría diáfanamente demostrado que esa cabecita suya no está, precisamente, bien amueblada. Ni siquiera le asiste la excusa de una rabieta por la derrota electoral, ya que él se va con la ufanía de que nunca perdió unas elecciones. Aunque se haya ido a empujones, ni siquiera tiene la coartada del cabreo para la mala nota de no asistir a la arribada del nuevo orden.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios