La ventana

Luis Carlos Peris

Tras el jaque hay que evitar el mate

AUNQUE demostrado esté que la democracia es el menos malo de los sistemas políticos, tampoco cabe duda de que se trata de una forma de gobierno débil, demasiado vulnerable. Lo de la vulnerabilidad de la democracia es algo archidemostrado y en este país aún llamado España tenemos claras pruebas en ese sentido. Ahora se está contemplando en nuestras calles cómo se acosa a la democracia ante la pasividad de los elementos que están obligados a defenderla. Cuando el 15 de mayo aparecieron aquellas acampadas, que siguen aun con distintos acampados, sólo había algo que estaba claro. Era que todos sabíamos cómo había comenzado aquello, pero que a ver quién era capaz de adivinar cómo terminaría. Aquellos aplaudidos indignados han dado paso a unos adictos a la kale borroka que están dando jaque a la democracia impunemente, conque defendámosla para que no se llegue al mate.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios