La ventana

Luis Carlos Peris

Una joya que ya no es terreno vedado

QUIZÁ una de las medidas más acertadas del actual mandarinato municipal haya sido la de abrir las puertas de una joya de la arquitectura mudéjar que era una auténtica desconocida para el sevillano. Quiero decir al sevillano como término general, ya que esa joya, el Palacio de los Marqueses de la Algaba, estuvo destinada desde su rehabilitación para el disfrute exclusivo de los incondicionales de una facción política que fumaba en pipa hasta hace poco. Pero el jueves se abrió para todo el que quisiera ver el nacimiento de un libro muy deseado y que se encontró con una hermosura que data del siglo XV y que, junto al Alcázar, es el más importante edificio mudéjar que registra Sevilla. A espaldas de Omnium Sanctorum y del Mercado, en el corazón del barrio de la Feria, encontrará el sevillano un motivo más para reengancharse a la causa tras vedársele sectaria e incomprensiblemente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios