La ventana

Luis Carlos Peris

Unas latas de pintura y carril bici al canto

IGUAL que en Torneo han liquidado el asunto del carril bici transversal en una sola noche se podía haber hecho en toda la ciudad y nos hubiéramos ahorrado una pasta gansísima. En la noche del miércoles, media docena de operarios trazaron una ancha franja verde en cada paso de peatones, aquí paz, después gloria y ya puede el ciclista atravesar Torneo sin correr peligro y sin discutir con algún peatón iracundo por la sensación de haber sido invadido. En un rato, asunto concluido, ya los émulos de Indurain, que no son tantos, pueden cambiar de acera dentro de la legalidad vial vigente. No ha habido que levantar calles enteras ni certificar obras millonarias para que el ciclista circule a sus anchas, que bien anchas son las franjas verdes que surcan ya los pasos de cebra de la calle Torneo. Una obra racional, baratita, nada que ver con los dispendios realizados para ese enorme carril bici que tantas fobias y tantísimas filias despierta.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios