La ventana

Luis Carlos Peris

A más libertades, más prohibiciones

COINCIDENTE con la mayor conquista de libertades que ni imaginar pudiéramos nos ha llegado una ola de prohibiciones también inimaginable. Cierto es que jamás gozamos de tanta permisividad como ahora y cómo cuestiones que fueron tabú hasta ayer de mañana se contemplan hogaño con absoluta normalidad. ¿Y para qué dar alguna muestra de permisividades? Pero es que ni siquiera cuando la cosa pintó más inquisitorial en esta tierra de garbanzos se registraba una lista de prohibiciones como la de ahora. Prohibiciones de todo tipo, incluso de actos culturales por sectarias visiones de la cosa, que tiene esto mucho de reconducción de conductas, como si el vigente mandarinato estuviese obsesionado en que las cosas sean de su gusto, sólo de su gusto y ejecutadas según los modos y las maneras de su gusto, como si nos quisieran llevar por un carril a modo; carril preferentemente bici, claro.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios