juan M. / marqués / perales

Una liga que se decide en segunda

El 'Brexit' fuerza a España a contar con un Gobierno de amplia mayoría parlamentaria listo para el mes de agosto

Esta liga se decide en segunda. Seis meses después de que los españoles acudiesen a las urnas, se repite la ceremonia de la democracia pero con más incertidumbre si cabe que el pasado 20 de diciembre. La prueba que lo evidencia es el reconocimiento de que unas terceras elecciones son posibles, todo país lleva en su ADN la opción suicidarse si sus dirigentes son los propicios. Véase, el Reino Unido en estas últimas horas. Los candidatos son los mismos; los vetos, también, y sólo el temor a las consecuencias del Brexit podría llevar a los candidatos a abandonar las actitudes obstruccionistas que imponen al contrario.

Uno de los asuntos que puede resolver esta situación de bloqueo institucional es el liderazgo de la izquierda. En el caso de que Podemos adelante al PSOE en escaños, su candidato, Pedro Sánchez, tendría los días contados como líder y los socialistas podrían llegar a un entendimiento con el PP y Ciudadanos para que haya un presidente independiente e, incluso, popular. Pero Mariano Rajoy también peligra esta noche. Si los socialistas quedasen por delante de Podemos, Sánchez volvería a intentar lo que no pudo durante estos meses, una alianza a tres con Podemos y Ciudadanos, aunque Albert Rivera y Pablo Iglesias se niegan a ir juntos. La capacidad del candidato socialista para toparse contra la misma piedra parece infinita, aunque Felipe González le ha enviado el mensaje: nunca juntos con Podemos. Estas son algunas de las combinaciones que pueden deshacer el bloqueo y algunos detalles que hay que tener en cuenta esta noche.

Posición de Podemos

8Todos los sondeos indican que la coalición de Pablo Iglesias con IU y las izquierdas regionales adelantará al PSOE en número de escaños. La suma de los votos de IU le ha dado fuerzas a un Iglesias que salió muy deteriorado de la pasada legislatura, esta vez ha sabido callarse y ha evitado proyectar la imagen estridente que vimos en el Congreso cuando se ofreció de vicepresidente al Rey sin consultar siquiera con Pedro Sánchez. En el caso de que se produzca el sorpasso en número de escaños, el PSOE entrará en crisis esta misma noche, ni siquiera es descartable que Pedro Sánchez pudiera anunciar su dimisión. El PSOE debe celebrar su congreso en cuanto se forme Gobierno, aún no hay fecha, pero así lo decidió el comité federal. Aunque durante la campaña se han cuidado mucho los desencuentros, la desconfianza entre los barones territoriales y Sánchez es extrema.

No obstante, el PSOE se enfrentaría a un dilema diabólico si sumase 170 escaños junto a Podemos, aunque se diese el sorpasso. Con esos escaños y el apoyo externo del PNV, las izquierdas podrían gobernar el país. El Comité Federal tendría que enfrentarse a esta alternativa. A medida que han transcurrido los días de la campaña, el rechazo de los socialistas, tanto de dirigentes como de militantes, hacia Pablo Iglesias ha ido en aumento, de tal modo que sería muy difícil que los diputados del PSOE terminaran votándole como presidente. Pablo Iglesias se ha hecho socialdemócrata, ha reivindicado a Rodríguez Zapatero, arrojó el recuerdo de la cal viva sobre el PSOE y, por último, su candidato en Jaén, Diego Cañamero, acusó a la formación de "pegar tiros para matar gente". Con este recuerdo, el Gobierno entre socialistas y podemitas dirigidos por Iglesias se hace casi imposible, aunque el comité federal tendría que explicar muy bien por qué deja pasar esta oportunidad. El argumento de la Unión Europa y la salida del Reino Unido podría valer. En unos momentos en los que se avecina una doble crisis política y económica, España necesita un Gobierno fuerte.

En los últimos días ha cobrado fuerza la posibilidad de que Podemos adelante al PSOE en número de votos, pero no en escaños. En ese caso, Pedro Sánchez podría intentar liderar las negociaciones, aunque Pablo Iglesias no le otorgaría el liderazgo porque el voto popular estaría a su favor. No obstante, la regla electoral castiga al partido que quede en tercera posición, es muy difícil que se dé esa combinación, de no ser que PSOE y Podemos se repartiesen el liderazgo de modo territorial.

Ventaja del PP

8Los sondeos dan al PP de Mariano Rajoy una victoria, pero por un margen escaso e incierto. Todo lo que sea bajar de los 123 escaños es un mal resultado para Mariano Rajoy, aunque vuelva a ser el primero. También es importante calibrar la distancia con el segundo. Nadie pedirá en el PP la dimisión de Rajoy en el caso de que se sitúe primero, aunque para su supervivencia política sí es importante que supere los 123 escaños; si es así, estaría "indultado", que fue una expresión empleada por Alfredo Pérez Rubalcaba.

Sin embargo, Mariano Rajoy tiene grandes dificultades para ser el presidente del Gobierno con el apoyo del PSOE y de Ciudadanos. Albert Rivera lo ha vetado en esta campaña, y si los socialistas deciden apoyar a un Gobierno donde esté el PP, preferirán que lo lidere un independiente u otra persona de este partido. El caso de las grabaciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha abierto la brecha de desconfianza con los posibles aliados. Fernández Díaz ha sido un colaborador de Rajoy durante su carrera política en Madrid. La posibilidad del independiente apoyado en el PP, PSOE y Ciudadanos se abre paso en las actuales circunstancias.

Participación

8La participación el 20 de diciembre fue del 73,2%, pero en esta ocasión se espera menor en tres o cuatro puntos. En el caso que bajase del 68%, un porcentaje inédito, el sistema electoral sobrevaloraría al partido que quedase primero, posiblemente el PP. El temor de los populares en los últimos días es que no suban el número de escaños, aunque consigan más votos. Una de las características de estas elecciones es que habrá un buen puñado de escaños, los últimos que se reparten en cada provincia, que se decidirán por muy pocos votos. Una veintena de actas van a estar bailando hasta el final, y éstas no sólo son importantes para cada provincia, sino para determinar la formación del Gobierno. El miedo a los efectos del Brexit pueden beneficiar la participación; si es así, iría en detrimento de Podemos, el partido cuya vocación europeísta es más dudosa. No obstante, nadie se atreve a predecir cómo afectará la salida del Reino Unido.

Sin 'sorpasso'

8La suma aritmética de los resultados obtenidos por Podemos, sus confluencias e IU el pasado 20 de diciembre sobrepasa en votos a los del PSOE, por lo que si no hay un adelantamiento, la coalición de izquierdas entraría en crisis. Los primeros en cuestionar la coalición serían los descontentos de IU con el proceso de alianza con Podemos. En ese caso, es posible que Pedro Sánchez volviera a intentar liderar el proceso. Su problema es que la fórmula de acuerdo a tres, con Ciudadanos y Podemos, ya ha fallado en una ocasión. Para ser presidente, Sánchez tendría que recibir la abstención del PP o de Podemos, y esto no es nada fácil, sometería al país de nuevo a un largo periodo de incertidumbre.

19 de julio

8El nuevo Congreso se reunirá por primera vez el 19 de julio. Ese día sólo se eligen el presidente de la Cámara y los miembros que componen su Mesa, pero la idea de PP, PSOE y Ciudadanos es que se acudiese ya con un diseño pactado de Gobierno, aunque faltasen todos los detalles de la negociación. Una vez compuesta la dirección del Congreso, el Rey comenzará el turno de consultas. Mariano Rajoy y Pablo Iglesias han anunciado que no se someterán a la sesión de investidura si no cuentan con los apoyos previos. En la última semana de julio se podría celebrar la primera votación si hubiese acuerdo, con lo que el Gobierno estaría en pleno funcionamiento en agosto para preparar los Presupuestos de 2017 y afrontar el destino común con una Unión Europea sin el Reino Unido.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios