PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Una losa que merecemos

ES una propuesta sencilla, conmovedora, justa y barata. Pero en el Ayuntamiento llevan años demorando el plácet. Los adalides de la recuperación de la memoria histórica solicitaron hace ¡siete años! al alcalde Monteseirín que en una losa de granito de la Avenida de la Constitución se graben los nombres de todos los sevillanos que fueron represaliados en los campos de concentración o de exterminio a lo largo y ancho de la Europa dominada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, tras huir de la incivil guerra española. Se ofrecen a correr con los gastos de la elaboración de la placa y su instalación en la losa. Pero siguen a la espera.

Acaba de celebrarse el Día de la Memoria del Holocausto Nazi, y esa conmemoración anual era buena ocasión para soldar en nuestro paisaje urbano ese eslabón perdido de la Historia de Sevilla. Con el Ayuntamiento mirando para otro lado, tendrán que pedir la mediación de la Fundación Tres Culturas, que, por su vinculación estatutaria con la realidad judía, es bien sensible a este tema. Si justo fue erigir el Monumento a la Tolerancia, por la persecución que sufrieron en Sevilla los judíos en tiempos de reyes castellanos, también lo es testimoniar la existencia de sevillanos que padecieron la barbarie hitleriana cuando en Europa se dilucidaba la lucha entre libertad y aniquilación.

Sirva esta columna como placa para una losa que nos merecemos, y revivir los nombres de Manuel Grande Segarra, Manuel Morales Padilla, Eduardo Peñarrocha García-Verdugo, Serafín Rodríguez Forque, Aurelio Sánchez Abelz, Manuel Tovar Camacho y Juan Zaragoza Gómez, que murieron en las terribles instalaciones de Gusen (Austria). De otros diecisiete sevillanos también está documentado su encierro en los campos nazis. ¿A quién le puede molestar este recuerdo tan disimulado en el pavimento de la Avenida que se llama de la Constitución?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios