desde mi córner

Luis Carlos Peris

Desde luego que es la cita del año

Si es de obligado cumplimiento ganar algún partido, ése es el de hoy a mediodía ante el quejumbroso Celta

PARTIDO de fuste, que hasta el gran Pepe Mel, dejaba su línea de prudencia para definir esta cita de hoy con el Celta como el partido de la temporada. Habitualmente, el pragmático entrenador del Betis se da trazas para privar de grandilocuencia sus declaraciones, pero en esta ocasión le ha dado rienda suelta a sus pensamientos y califica el duelo con los gallegos como el más importante de un curso que estuvo, y estará, plagado de citas importantes para el por siempre Real Betis Balompié. Lo de hoy no es sólo por lo que aportaría una victoria, sino por lo mucho que se acortarían las posibilidades célticas de coger al Betis.

Y, por cierto, a qué viene esa guerra de declaraciones que vienen produciéndose en el entorno del histórico club olívico. No quiero ni pensar que todavía colee aquel gol de Bjeliça en la semifinal del 97, que aunque veinte años no es nada en el tango, catorce representa una eternidad en el fútbol. Después de aquel castigo al planteamiento tramposo que Castro Santos ideó y el teatral céltico Merino llevó a cabo han pasado cosas que dejan en muy mal lugar a los célticos. Por ejemplo, la caza a Dani impulsada desde el periodismo y alentada por todo Balaídos, o aquel arbitraje de Velasco Carballo que pudo mandar al Betis a Segunda dos años antes, en fin...

Son cuestiones que no vienen a cuento entre dos clubes históricos del fútbol español, dos equipos que solían encontrarse en Primera y que andan a cuita limpia por culpa de unas nefastas gestiones directivas que ahora tratan de corregir. Pero lo que importa es lo que importa, que no es otra cosa que ganarle este mediodía al Celta para que, entre otras cosas, si el Celta asciende que no sea a costa del Betis, insisto que por siempre Real Betis Balompié. Como es habitual cuando el Betis anda por medio, lo de este mediodía en Heliópolis es el partido de la jornada en esa competición que, según la afluencia de siempre en Villamarín, es un traje que le queda muy corto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios