Postdata

Rafael Padilla

'Nunca máis'

Aestas alturas, ya sé que vividores y descarados hay en todas partes. En la derecha, en la izquierda, en el centro y hasta en el canto. La condición humana, tozuda como ella sola, es capaz de ofrecernos muestras constantes de ese puñetero desahogo con el que algunos -demasiados- dilapidan nuestros dineros.

Pero me sigue asombrando que conductas esencialmente iguales no merezcan idéntico reproche. Dependiendo del color del antifaz, de la conveniencia política, de los equilibrios de poder y hasta de la indulgencia plenaria que parecen otorgar las siempre inmaculadas ideas de "progreso", el beneficiario se nos presentará como un sinvergüenza sin escrúpulos o se escabullirá indemne, al amparo de un extraño silencio amigo que, en nuestro nombre, comprende, perdona y oculta.

Ejemplos tengo para aburrir. Me detendré hoy, no obstante, en uno que ni es de aquí, ni permite duda alguna sobre la absoluta falta de pudor en la ejecución perfecta del expolio. La protagonista se llama Ánxela Bugallo, esgrime carné del BNG y está al frente -alabados sean los pactos- de la Consellería gallega de Cultura. El pasado febrero, con motivo de la celebración de la Feria del Libro de La Habana (un evento, como comprenderán, que por su relevancia mundial exigía los máximos esfuerzos), no tuvo mejor ocurrencia que llevarse de viaje a todo su departamento, conmilitones, aplaudidores, deudos, allegados y simpatizantes incluidos. La expedición, casi superior en número a la del bueno de Colón, ha costado -así lo ha reconocido la propia Consellería- un millón trescientos mil euros. Y aunque hay quien asegura que todavía faltan otros trescientos mil por justificar, la cifra, tan mareante como indiscutida, es suficiente para delimitar la magnitud del disparate. Entre las facturas conocidas, aparecen algunas que verdaderamente son dignas de enmarcar: 1.626 dólares en mojitos; 3.828 euros en pago de la ocupación de tres suites del Hotel Meliá Cohiba de La Habana, entre el 11 y el 17 de febrero, por la conselleira, su jefa de gabinete y su jefa de prensa; 2.350 euros por cada billete de avión, sin IVA e ida y vuelta, para que el mismo trío cruzara el charco…

Dios y ayuda le está costando a Ignacio López-Chaves, portavoz de cultura del PP de Galicia, que se remitan al Parlamento gallego los comprobantes de semejante despilfarro que, por otra parte, ya fue convalidado, sin reparos, por el Consello de la Xunta.

¿Imagina qué hubiera ocurrido y cuál sería el revuelo mediático si el ropaje político de esta misionera de la cultura no fuera el que es? Pues eso, que el nunca máis es consigna ambigua e intermitente, furia de quita y pon, y que dimitir o responder son verbos que sólo tienen que conjugarse cuando la golfada ocurre en el lado oscuro de la fuerza.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios