Crónica personal

Pilar / cernuda /

Por mal camino

MAL camino el emprendido por el PSOE en su campaña de desprestigio personal y político contra Miguel Arias Cañete.

El ex ministro de Agricultura perdió sin duda el debate contra Elena Valenciano en el que de antemano todos los daban por ganador y, sobre todo, pronunció una frase total y absolutamente desafortunada, y machista, cuando fue entrevistado al día siguiente por Susanna Griso. Él mismo lo ha reconocido y ha pedido perdón, aunque probablemente tendría que haberlo hecho antes. Pero Miguel Arias no es machista y cualquiera que lo conozca lo sabe. Desde luego los socialistas tienen buena prueba de ello por los años que hace que conocen su trayectoria, y se equivocan quienes han decidido que la forma de ganar unas elecciones que se les presentaban difíciles es utilizar toda la artillería contra el candidato del PP presentándole como lo que saben que no es. Y, sobre todo y es lo que descalifica al PSOE, poniendo en marcha maniobras para impedir que Arias Cañete sea el próximo comisario español.

Dice poco en favor del PSOE que utilicen la mentira para intentar echar por tierra la carrera europea de uno de los pocos políticos españoles que está en condiciones de asumir con garantías de plena eficacia un cargo institucional de responsabilidad máxima en las que otros, españoles y no españoles, han fracasado por falta de la preparación necesaria o porque han tardado meses en lograr el nivel de preparación necesaria. Sin embargo, Arias Cañete cuenta con muchos años de eurodiputado a sus espaldas, la experiencia de haber ocupado en dos ocasiones un ministerio en el que gran parte del trabajo consistía en negociar con las instituciones europeas, conoce el funcionamiento de la UE como pocos, mantiene relaciones estrechas con los directores generales de la UE, que son los funcionarios inamovibles que mandan en la Comisión, y conoce también a la mayoría de los ministros y altos cargos de los diferentes países que van a formar parte de la próxima Comisión.

Intentando provocar efecto devastador en un PP al que los sondeos dan como ganador, Valenciano y sus adláteres han emprendido una carrera en busca de votos que pasa por demoler la figura de Arias en Bruselas y afirmar que jamás aceptarán su designación. Una política contraria a lo que han hecho hasta ahora los partidos de la oposición que siempre han apoyado al candidato a comisario elegido por el Gobierno de turno, y que además no tiene ninguna posibilidad de éxito porque el Gobierno de Rajoy puede designar a quien considere la persona adecuada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios