La ventana

Luis Carlos Peris

Sobre un máster para la impunidad

COINCIDO, como no puede ser de otra manera, con que es preferible que haya un canalla en la calle que un inocente en la cárcel y también que se condene al delito y se compadezca al delincuente. Todo esto va en pro de un estado garantista, pero la sentencia del caso Marta del Castillo es una fábrica feracísima de alarma social. Todo lo que se quiera sobre las faltas de pruebas, pero la sentencia suena a ridícula y deja en el más absoluto de los ridículos a los investigadores en primer lugar y seguidamente a la instrucción. Ya sé que no procede ponerse en el lugar de la familia de Marta y que algunos de sus miembros ven fantasmas que no vienen a cuento, pero a ver cómo se digiere la faena de muleta que unos niñatos que caben en una berlina le han hecho a todo el sistema judicial español. Faena de dos orejas y rabo, una especie de máster para ser seguido por todos los aspirantes a ser como ellos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios