Crónica personal

Pilar / cernuda /

Un mazazo

MÁS de seis millones de parados. Seis millones doscientos mil. El dato, que el propio Ministerio de Empleo ha calificado como dramático, supone un mazazo a una España que parecía recuperar el aliento en los últimos días, con la prima de riesgo en buen nivel y la Bolsa muy activa y subiendo. Es una tragedia, sin paliativos.

Con estos datos se cargan de razón los dirigentes de los partidos de la oposición que insisten en que a pesar de la dureza de las medidas de Rajoy, medidas de ajuste, las cifras son peores que cuando el PP llegó al Gobierno. Es cierto que la herencia recibida era pésima y que no se remonta de una situación tan mala en poco tiempo, pero cuando han transcurrido quince meses de gobierno se tendría que haber advertido ya una mejora en el asunto que es prioritario para todos los españoles y que el propio Rajoy proclamó prioritario también para él y para su equipo, en empleo. Que la EPA apunte a más de seis millones de parados, con una tasa de desempleo juvenil superior al 57 %, es un dato que debería hacer reflexionar al Gobierno sobre sus políticas económicas, fiscales y de creación de empleo.

Hoy el Gobierno aprobará una nueva tanda de medidas con las que pretende cuadrar las cuentas. Explican los ministros que no serán de ajuste y austeridad, y ojalá sea así porque la austeridad no ha sido efectiva en España ni en el resto de los países europeos que han seguido las instrucciones de Bruselas. Explican también que se ayudará a las pymes y a los autónomos, que crean más del 80 por ciento de trabajo. Que se vea. Ha asegurado Mariano Rajoy que no se van a subir los impuestos. Que se vea también. Con el tiempo se ha comprobado, sobrada y desgraciadamente, que ajustarse el cinturón no ha servido de mucho, que la falta de liquidez por la subida del IVA y de los impuestos ha retraído el consumo y por tanto ha provocado el cierre de multitud de empresas, y ha demostrado también que si no fluye el crédito -que no fluye a pesar de las promesas- difícilmente sobreviven las empresas. Se han salvado muchas con el plan de proveedores, lo que significa que hay voluntad de trabajar, de crear empleo, de echar horas a un negocio para sacarlo adelante, y que si se había venido abajo era porque las facturas no se cobraban, o se cobraban meses, años más tarde de lo convenido. Y en muchos casos eran facturas que debían liquidar las administraciones públicas.

Es día para dolerse de una España que no acaba de tirar hacia adelante. Los seis millones doscientos mil parados son un mazazo incluso para los más optimistas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios