PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El mecenazgo de Abengoa

ABENGOA es la empresa que lidera la economía sevillana. Por facturación, por número de empleados, por generación de tecnología e innovación, por demostrar que es posible el cambio de modelo productivo, y por ser capaz de configurar desde Sevilla una organización multinacional. Y sin rascacielos, sino con edificios acordes al espíritu de la eficiencia energética y el respeto al paisaje. En 2011 subió sus ventas un 46% respecto al año anterior, llegando a una cifra de impresión: 7.089 millones de euros. Más de un billón de las antiguas pesetas. De esa facturación, el 73% es mediante contratos y servicios fuera de España. Factor básico para la coherencia estratégica de una empresa, sea grande o pequeña.

El liderazgo de Abengoa en Sevilla, que hoy es reconocido en el Ateneo mediante la entrega de un premio a su Fundación Focus, se acrecienta con su papel crucial en la creación de la primera universidad privada en Andalucía, la Loyola, concebida con modelos de excelencia y de competitividad internacional tanto en los inusuales títulos que se ofrecerán como en la metodología que se utilizará. En esta dinámica de fuerte crecimiento, y sin descuidar sus prioridades empresariales, ha llegado el momento de que Abengoa también dé un salto cualitativo en su labor de mecenazgo en Sevilla. Si el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, cumple su promesa de reconvertir la Ley de Mecenazgo en el instrumento que España necesita para que el capital privado vea más provechosa la filantropía, para ese momento Abengoa ha de tener perfilado un plan estratégico que relance su papel como gran mecenas en Sevilla, al igual que hacen en Europa, Japón y Norteamérica otras multinacionales con su ciudad sede.

No deben perder de vista que, cuando felizmente anuncian dos contratos en Suráfrica por valor de 1.000 millones de euros, en Sevilla se coge la calculadora y se estima que si, por ejemplo destinaran al Teatro de la Maestranza solo el 0,1% de la facturación surafricana, se relanzaba y se evitaba el ocaso del principal centro de actividad cultural en la ciudad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios