PASA LA VIDA

El medalleo del compadreo

EL índice de relevancia institucional que debería tener la concesión y entrega de Medallas de la Ciudad de Sevilla, por ser un elemento destacado de la imagen que queremos dar de nosotros mismos hacia dentro y hacia fuera, va siendo devaluado año tras año a causa de su utilización partidista, personalista y trufada de componendas. En el elenco de agraciados para la cosecha 2011 no hay nadie que represente a la Sevilla de la ciencia, a la Sevilla de Cartuja 93 y la innovación, a la Sevilla de las universidades. Esto es lo habitual. Todavía hay sevillanos que se avergüenzan por ello, porque no acaban de acostumbrarse a la hegemonía de los tópicos.

¿Cuántos miles de sevillanos merecen esa distinción antes que el diseñador de moda Petro Valverde? La lista de agraviados es de arte mayor.

Magníficas las distinciones al Banco de Alimentos, y a Rosario García Muñoz en representación de la Plataforma Nosotros También Somos Sevilla y sus dignísimos convecinos del Polígono Sur (Rosario, seguid luchando por vuestras justas reivindicaciones, sea quien sea alcalde, que la medalla no os tape la boca). En cambio, es de mucho descaro preelectoral darle medallas a las hermandades del Rocío de Sevilla Sur y del Cerro del Águila. Con todo mi respeto a sus miembros, son objeto de una manipulación. La excusa del 25 aniversario de su fundación no se sostiene en pie.

Ustedes me han leído más de una vez elogiar al colectivo Zemos 98 y resaltar sus aportaciones a la vida cultural de Sevilla, abanderando el debate sobre los encontronazos entre tecnología y libertad en la era de la globalización. Tengo buena relación con algunos de sus fundadores. No tengo el gusto de conocer a Juan Luis Sánchez, hijo de Monteseirín y colaborador de Zemos. Pero si ya le dan a ellos una medalla, será que nunca se la van a dar a la Sinfónica de Sevilla, al Teatro de la Maestranza y al Teatro Central, las tres instituciones que, de largo, mejor representan el sueño hecho realidad de una ciudad internacional, hacia dentro y hacia fuera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios