desde mi córner

Luis Carlos Peris

El mejor, pero no parte de favorito

Que sea una final condiciona mucho y hace que las diferencias existentes a favor del Barça dejen paso al azar

REVIENTA en el corazón del Miércoles Santo y con alto riesgo de lluvia también en Valencia, el partido de los partidos. Es el segundo partido del siglo de los cuatro que van a disputarse en dos semanas y pico, pero lo de hoy es una final y eso imprime carácter. Se libra el segundo título del fútbol español, es en campo neutral en una final sin edulcorantes, con los dos grandes de verdad en el intento de que la pelota caiga de su lado. ¿Y de qué lado vemos la pelota en este tiempo de vísperas? En condiciones de normalidad, de lado azulgrana, pero ¿quién puede asegurar que en una final no habrá elementos exógenos que la decidan?

Por lo pronto, la hierba estará corta y rápida, como mandan los cánones para que el fútbol tenga ritmo y velocidad. Eso debería beneficiar al mejor, que es el Barça, y quien lo dude que vuelva la vista atrás y se fije cómo el maquiavélico Mourinho dejó la hierba del Bernabéu el sábado, alta como un maizal y seca como un ajo, ergo... Pero si llueve como prevén esos mismos meteorólogos que dejaron el lunes a la del Polígono esperando al año próximo, las diferencias técnicas pueden acortarse. Una lluvia como de riego por aspersión beneficiaría al Barça, pero si llueve con fuerza, el campo puede resentirse y las diferencias técnicas, que son indiscutibles, se acortarían.

Hay otro condicionante a la hora de hablar de favorito y es que alguna vez habrá de ganarle el Realísimo al Barça de Guardiola. Aquí se habla mucho de que Messi no le había marcado a Mourinho ni Cristiano al Barça, pero la verdad del cuento es que Pep Guardiola aún no ha visto que el equipo que él dirige hinque la rodilla ante el Real Madrid. Y alguna vez habrá de ser la primera, y ésta de hoy tiene cara de que sea la primera vez. Es una final, todo a una carta, no vale el empate que tanto se celebró el sábado por el madridismo, hay que quemar las naves y por ahí, por la épica, suele sacar mucha renta el equipo blanco. La suerte está echada, no va más, segundos fuera...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios