La ventana

Un memorial como prueba de cariño indiscutible

SEGURO que en su barrera del cielo estará riéndose como él tan bien se reía, hacia dentro, sin que apenas se le notase. Seguro que Manolo Ramírez ha visto eso de que una carrera pedestre lleve su nombre y se habrá tirado al suelo revolcándose de risa allá en su lugar preferente de la gloria. Partidario acérrimo de la máxima rogeliana de que correr es de cobardes, Manolo posiblemente no dio en vida una carrera ni para coger el autobús, pero dejó tanto cariño en este mundo, se prodigó tanto con el prójimo más o menos próximo que el personal anda homenajeándolo a menudo y de forma absolutamente merecida. El domingo se corre el Memorial Manuel Ramírez, iniciativa de esa fundación Costaleros para un Cristo vivo que él impulsó con el Cura Leonardo y hasta que aquella malhadada noche talaverana del 23 de marzo nos dejó desolados y recordándolo a diario, pero lo que se estará riendo con esa carrera...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios