Pantalla táctil

Helena Arriaza

La mente, por fin, en un espacio decente

HACER que los espectadores aprendan, ejerciten la mente y al mismo tiempo se diviertan debería ser constante en televisión pero esta práctica por lo general brilla por su ausencia. Por eso hay que agradecer a TVE que haya puesto en marcha un formato como Desafía tu mente. Cuando dieron la noticia de que Antonio Lobato comenzaba una nueva andadura en la cadena pública resultaba complicado imaginárselo en un programa fuera de los circuitos. Ha pasado una semana tras el estreno del nuevo programa de La 1 y se puede decir que el asturiano ha superado la difícil prueba de ir más allá de los coches de la Fórmula 1 y del uniforme con el que narraba cada carrera. Eso sí, no podía olvidarse de su gran amigo Fernando Alonso y el piloto ejerció de padrino de su nueva aventura muy amablemente. Después de tantos halagos hasta en los malos momentos qué menos que darle el empujoncito a Lobato. En esta primera semana de emisión ha obtenido resultados de audiencia inesperados que hacen que se pueda calificar el estreno como un estreno digno. Entre las críticas que ha recibido durante estos días destaca la de que no se parece al programa original, Brain Games, de National Geographic. ¿Qué más da? A veces nos empeñamos en que hay que imitar lo que se hace en otros países en vez de pensar que la adaptación está a la altura de lo que nos podemos permitir aquí. Hay que arriesgar y apostar alto pero a veces los recursos no son suficientes y los pocos que hay se gastan en cubrir fútbol, fútbol y más fútbol aunque no se retransmita ni el partido. Por eso hay que valorar que se haga un programa para toda la familia, con el que se descubran cosas nuevas y haga pensar y poder participar desde casa.

Desafía tu mente tiene aspectos que juegan en su contra. El primero es el horario en el que se emite. Siendo un programa para espectadores de todas las edades, niños incluidos, que comience pasadas las diez de la noche después del interminable parte meteorológico hace que algunos ya estén más adormilados que despiertos y el gran desafío se convierte entonces en mantener los ojos abiertos. Ya podían quitar el insufrible Centro médico y apostar por este programa en horario de tarde. Su otro gran lastre es la competencia. El Hormiguero, First Dates y El Intermedio son sus rivales directos y pocos son los estrenos que consiguen hacer frente a Motos, Sobera y Wyoming. Además durante este mes a la misma hora se emiten varios partidos de la Eurocopa. De nuevo el fútbol fastidiando. Y ya se sabe que entre ver correr detrás de un balón o ejercitar la mente por lo general en este país llama más la atención lo del balón. Esperemos que la cadena pública por una vez siga la filosofía de su nuevo formato y ejercite la mente y aproveche la noche de los martes y los miércoles, cuando el programa precede a los exitosos Águila Roja y Masterchef, para conseguir mantenerlo en pantalla. Si no, pronto habrá que lamentar que se una a la lista de programas que terminan en la nevera o directamente en la basura.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios