A pie de campaña

Jorge Bezares

Las mentiras y el 'cara a cara'

SOBRE la base de las torpezas que cometió el Gobierno en el llamado proceso de paz, Rajoy viene reclamando estos días a Zapatero que pida disculpas a los españoles por haber mentido sobre las negociaciones con ETA. El líder popular lo hace absolutamente convencido de que el socialista mintió, pero olvida excusarse por la cantidad ingente de mentiras que el PP vertió sobre el frustrado intento de diálogo -la de Navarra fue apoteósica-. E ignora que para formular unas acusaciones tan graves, es necesario tener las espaldas cubiertas por otros dirigentes que no sean Acebes y Zaplana, que estuvieron en la pomada de los acontecimientos que se sucedieron entre el atentado del 11-M y las elecciones del 14-M de 2004, uno de los engaños más burdos y masivos que España ha conocido a lo largo y ancho de estos 30 años de restauración democrática. Con el agravante de que el PP lo mantuvo durante tres largos años más. Por eso, a Rajoy más le valdría hablar de torpezas, negligencias o incluso frivolidades, que ZP ha acumulado con el cuidado de un coleccionista durante esta legislatura, antes de meterse en un terreno del que puede salir escaldado. Lejos está la actual sociedad española de entender a los nuevos sofistas, que elevan la mentira al rango de arte ante un lenguaje indigno de confianza.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios