La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En el meollo mismo de la muy puñetera

Nos estamos metiendo en el corazón de la cuesta cuando la dichosa cuesta se va enfriando para muy bien de la cosa general. Un enero frío es sinónimo de buenas previsiones, casi a compás de ese viejo dicho de que año de nieves es año de bienes. Se enfría enero y también se enfrían las carteras de este pueblo tan sufrido, que ve estupefacto cómo sube todo menos la soldada. Cada día que pasa, el poder adquisitivo mengua y el temor a un futuro de penurias se acrecienta hasta el punto de meterte en una larga noche de pesadillas bien despierto. Se prevé, se sufre ya, un fin de semana muy frío y eso sería una buena señal si no fuese porque donde no hay harina, todo es mohína. Está costando coronar la puñetera cuesta y cuando nos encontramos prácticamente en su corazón llegamos a la conclusión de que no hay mal que cien años dure, conque a ver si la superamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios