Crónica personal

Pilar Cernuda

La 'micro'

LA micro le puede hacer un roto a Rodríguez Zapatero. La micro, que es la economía que importa a los ciudadanos, la carga el diablo, nos está dando serios disgustos desde hace varios meses, y más ahora que se acerca el fin de año y las fiestas navideñas. Los datos oficiales indican que los precios de la alimentación se han incrementado un 6 por ciento en estos días. No es cierto: cualquiera que acuda regularmente al mercado sabe que ahora, por su cesta de la compra, paga en torno a un 30% más que la pasada primavera. Y a ello hay que sumar que llenar de gasoil o gasolina el depósito de un coche de gama media le cuesta unos 10 euros más que en el mes de julio.

Los apagafuegos de Zapatero argumentan que el precio del barril de petróleo es el causante de estas cifras preocupantes, y que llegan tiempos en los que a todos nos toca sufrir. Sin embargo, en varios de los países europeos de nuestro entorno la inflación está un punto por debajo de la nuestra, que evidentemente es superior a la prevista por el Gobierno. Se intenta contrarrestar este dato con la noticia de que los pensionistas recibirán más dinero a partir de enero porque hay que hacer los ajustes necesarios a la inflación, pero se trata de un pobre consuelo: cobrarán efectivamente algo más de lo que se había calculado inicialmente... pero tendrán que pagar más por la alimentación, por la hipoteca si la tienen y por la ropa.

Y hablando de ropa, según las cifras oficiales, ha subido mucho más de lo esperado, al igual que el calzado; esas cifras apuntan además algo muy significativo: se incrementa el dinero destinado por las familias para la reparación del calzado y también para los arreglos de ropa. Síntoma claro de que ha llegado la época de las vacas flacas, no están las cosas para muchas alegrías y se vuelve a poner medias suelas en los zapatos muy gastados, bajar dobladillos y coger los puntos a las medias.

Se comprende ahora el empeño de Zapatero de convencer a Pedro Solbes para que continúe en la política, se presente candidato al Congreso de los Diputados y anuncie que continuará como responsbale de la economía si el PSOE vuelva a ganar las elecciones. Solbes es uno de los ministros que inspiran más confianza, tiene fama de rigor y de seriedad. Pero tendrá que admitir en algún momento que, a pesar de esa seriedad y rigor, no le han salido demasiado bien los números, y no puede echar todas las culpas al petróleo porque no muy lejos de España se han aplicado políticas adecuadas para apaciguar las consecuencias de la subida del crudo, se ha contenido la inflación y se ha conseguido mantener el consumo.

Ojo con la microeconomía, con el bolsillo, con lo que afecta directamente a nuestra calidad de vida: se trata de un asunto que puede inclinar la balanza en un sentido o en otro en unas elecciones como las que están a la vuelta de la esquina.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios