Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El milagro de un equipo anualmente reconvertido

ESTÁ el Sevilla en el corazón de una materia archirrepetida, la de reinventarse un verano sí y al otro también. Es apasionante la tarea y encomiable el hecho de que suela pasar la asignatura con matrícula de honor. Hacer un equipo nuevo cada curso ni está al alcance de cualquiera ni, muchísimo menos, está el acertar la mayoría de las veces. Para eso hay que dejar salir antes de entrar y eso lo hace el Sevilla maravillosamente bien.

Este verano empezó todo con la marcha de Aleix Vidal al Barça, a ese Barça que se ha convertido en el mejor cliente del Sevilla. Desde que Pereda y Szalay se fuesen a la Ciudad Condal en el verano del 61, muchos han sido los sevillistas que vistieron de azulgrana. El más emblemático de todos fue Paco Gallego, un diamante de la cantera que volvería tras una esplendorosa carrera de barcelonista. Su marcha fue un alivio importante para las arcas que controlaba Juan López Sánchez.

Luego Oliveros y mucho después Serna, aunque lo hizo libre y sin dejar un duro, más tarde Nando con Unzué a cambio. Así hasta el gran pelotazo de la venta de Alves, menos la de Adriano y también importante la de Rakitic. Ahora, la eclosión de Aleix Vidal en el último tramo de la temporada, con especial énfasis en la eliminatoria con la Fiorentina, ha supuesto el pistoletazo de salida para una nueva reconversión, para el milagro que supone acertar con cada innovación.

Y lo de este verano es espectacular por la riada de millones que está entrando en las arcas de Nervión. El ucraniano Konoplyanka es la guinda de un gran pastel y el ejemplo más gráfico de cómo este Sevilla tetracampeón europeo es capaz de ganarle el pulso a quien sea a la hora de fichar a una gran figura. Nuevamente puede darse esa especie de milagro espectacular, como de multiplicación de panes y peces, que es reconvertirse cada verano y no perecer en el intento.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios