Crónica personal

Pilar Cernuda

Más de lo mismo

NO hay mucho de lo que alegrarse a cinco días de que el PSOE ganara las elecciones. Se desinfló muy pronto el soufflé, demasiado pronto, esperemos que sea producto del cansancio de la campaña electoral y de la provisionalidad del Gobierno, pero provoca cierta incomodidad comprobar que no hay un solo elemento ilusionante de cambio.

Zapatero se va a una cumbre europea y no consigue el aplauso de los gobernantes de los otros países de la UE, a pesar de que Sarkozy lo pidió expresamente. Y en esa cumbre se crea una asociación afroeuropea promovida por Sarkozy y Merkel, no por España, así que son ellos los que se llevan todas las medallas a una excelente idea que Merkel y Sarkozy van a controlar y dirigir, como si España no supiera nada de Europa y de Africa.

Y Bush, que al menos hace cuatro años telefoneó a Zapatero para felicitarle por su elección, esta vez ni eso, se ha conformado con una carta protocolaria -faltaría más-, lo que indica que por lo menos hasta principio del año que viene, cuando Bush sea relevado de la Casa Blanca, desde Estados Unidos van a seguir dándonos hasta en el carnet de identidad. Lo que no es una buena noticia nunca, y menos cuando la economía entra en unos derroteros más que preocupantes.

Los banqueros y empresarios que se han mantenido cautos durante la campaña electoral, ahora ya declaran abiertamente que podemos hablar de crisis, aunque los índices son todavía de crecimiento. Menos del esperado, pero crecimiento. Pero la crisis está ahí, cierran inmobiliarias, docenas de miles de personas se van a quedar sin trabajo, en el sector de la construcción se sufre una agonía, no hay contención de los precios y encima la inflación es muy superior a la prevista. Y esto no se arregla con subvenciones y cheques regalo, porque ese superávit del que tanto ha presumido Zapatero durante la campaña electoral, empieza a resentirse ante tantas dádivas y la previsible disminución de ingresos, porque habrá que pagar a los parados y serán menos los que coticen a la Seguridad Social.

Se habla más de Rajoy que de Zapatero, más del PP que del PSOE, más de la oposición que del Gobierno, lo que no tiene lógica. El PSOE, que ha ganado limpiamente las elecciones y ha incrementado su número de escaños, al igual que el PP, aparece sin embargo como un partido que no está capitalizando la ola de zapaterismo ilusionado que le ha vuelto a dar el triunfo. Es posible que el presidente esté esperando a formar nuevo Gobierno, pero hasta ahora no se le ve con garra como para conseguir que esta legislatura sea mejor que la anterior. Y eso es mal asunto, porque se trata de una legislatura muy complicada, en la que habrá que hacer un esfuerzo grande.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios