La ventana

Luis Carlos Peris

El mito derivó a leyenda ya de veinte años

ROMPIÓ en mito y a los mitos no procede pasarle el cuentahilos. Mañana se cumplen veinte años de la entrada en la leyenda de José Monge Cruz y jamás atravesó tantas fronteras ideológicas, sentimentales y culturales un artista flamenco como las que atravesó Camarón de la Isla. Era un dios para los gitanos y una fuente en la que han bebido casi todos los cantaores contemporáneos, y aunque a los mitos nunca debe pasárseles la lupa, veinte años después de su desaparición convengo en que José entró en la leyenda cuando peor cantaba, cuando el físico ya no le respondía, harto del maltrato que le había dado su dueño. Nada que ver con aquel niño que atormentó a Caracol una noche en la Venta Vargas ni tampoco con el que nos embelesaba en aquellas madrugadas siempre jóvenes de La Cuadra de Paco Lira, pero la leyenda no entiende de cuadrículas y mañana ésta cumple veinte años de andadura.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios