Bicheo por la TDT

fátima Díaz

El mito revisitado

MUCHAS de las series animadas que ahora pueblan la programación están pensadas para los más pequeños, pero también, sin lugar a dudas, para esos adultos que siguen disfrutando delante de unos colores chillones y unas tramas sugerentes. Disney Channel ofrece una de esas series de doble target, Los 7E, una producción que nació en 2014 y que sigue una de las modas de la televisión actual: la revisitación del mito. Ahora que estamos acostumbrados a las versiones adultas y ampliadas de algunos de los cuentos más populares de la tradición narrativa, que hemos visto la otra cara de la moneda de los clásicos héroes en un reconversión llena de matices y sombras, parece obvio que que nos encontráramos con una serie como Los 7E.

A través de ella viajamos al reino de Jollywood, en el que viven siete enanos constructores. Se trata, ni más ni menos, que de los personajes que asisten a Blancanieves cuando ésta se pierde por el bosque. Pero aquí los vemos antes de que suceda todo esto, siendo protagonistas absolutos y auténticos valedores de la no menos clásica defensa del bien contra el mal.

De esta manera, tenemos a personajes que ya conocemos, con personalidades marcadas y diferenciadas, de las que van a causar conflicto sin lugar a dudas. Tenemos a dos malos de esos que hasta producen ternura, y un dibujo de líneas suaves y atractivas con algunos referentes de la cultura popular que suman con sabiduría, como ese enanito mudo que es un calco de Harpo, el genial hermano Marx de cabeza rizada y bocina parlante.

La historia no puede ser más clásica: Feliz, Tímido, Dormilón, Estornudo, Tontín, Gruñón y Doc trabajan juntos para mantener el orden en el reino. En su camino se cruzan Grimm y Hildy, una pareja formada por un brujo y una bruja principiantes, quienes conspiran sin suerte para destronar a la Reina y apoderarse de Jollywood. Ya se trate de salvar al pueblo de un gigante aterrorizador, o de descubrir dónde se encuentra el espejo mágico perdido de la reina, Los 7E siempre encuentran la forma de alcanzar el éxito en cada misión.

Lejos de la ironía, malévola a veces, otras socarrona, de otras series de animación para adultos (tipo South Park, Futurama, Padre de familia e incluso Los Simpson), Los 7E es bastante blanca e incluso muestra la importancia del compañerismo como aliciente añadido. Representa moralejas bastante interesantes y, lo mejor de todo, es que siempre predomina el bien contra el mal. Para lograr lo que se quiere conseguir: un producto para niños, que también puedan ver los mayores sin quedarse dormidos en el sofá.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios