opinión

Dos modelos, dos estilos

Jugué y gané una Copa con el Unicaja. En Sevilla pasé dos años fenomenales en el cuerpo técnico de Joan Plaza. No hay prioridad para mí en este partido porque sólo tengo muy buenos recuerdos y amigos en una y otra ciudad. Juego con mi equipo en La Palma el viernes y llegaré el sábado tarde a Barcelona, intentaré ver algún partido y también tomar un café con la gente de Sevilla y de Málaga.

Una Copa la puede ganar cualquiera, creo que sobra decirlo. En la ACB puedes ver el día a día, jornada a jornada y aun así hay resultados sorprendentes. En un partido puede pasar de todo, especialmente en un cruce con dos equipos entre los que no hay mucha diferencia. Desde fuera, creo que el Unicaja, como fuerza del equipo, es más potente, pero como estado de forma no está como al principio de temporada. El Banca Cívica de los últimos años siempre es reconocible por su defensa y por consistencia, no tiene muchos altibajos.

Lo anterior tampoco importa mucho. No concedo trascendencia a la derrota del Banca Cívica ante el Madrid. También perdimos el primer partido de Joan Plaza en Dos Hermanas por mucho y el equipo funcionó como un tiro después. Es constante, no van a perder cinco o seis partidos, siempre mantiene una línea regular.

El Banca Cívica no es que quiera jugar a ritmo lento, como se suele decir. Su defensa no permite eso, no significa que no quieran correr y anotar rápido. Tiene una defensa dura para correr, que es lo que ellos quieren. El Unicaja tiene mucho talento en ataque y una defensa más táctica que la de Sevilla, que es más sistemática. La clave es si va a ganar uno u otro sistema, uno u otro modelo. El que imponga su estilo, ganará.

Conozco a entrenadores, jugadores y directores técnicos de ambos equipos. Con la gente de los dos equipos me llevo igual de bien. Hablo dos veces al mes con Joan, Diego, Llaneza; en el otro lado con Chus, Manolo Rubia, con toda la gente de estos dos equipos estoy en contacto y la relación es excelente. Por eso no puedo decir quién quiero que gane, que gane el mejor.

Recuerdo que con varios ellos jugaba al pádel. Aunque lo que hacía yo con la raqueta no se puede llamar jugar a pádel, sino sudar un poquito, soy muy malo. Ni en Málaga con Chus, Paco y Cañete, ni luego en Sevilla con Joan, Diego y el cuerpo técnico, que también lo hicimos varias veces, puede decirse que fuera pádel lo que yo hacía. Sigo siendo muy malo.

Jugué con Madrid, Joventut y Unicaja. Durante todos mis años de jugador en España he estado en la Copa, algunas he salido el primer día y otras veces he llegado a final. Luego he participado como entrenador del Madrid y Banca Cívica. No puedo hablar como primer entrenador de las diferencias técnico-jugador, pero sí como asistente. Estás mucho más cerca, sabes que depende mucho más de ti siendo jugador que asistente, que también depende, pero no tanto como cuando está sobre la pista.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios