PASA LA VIDA

A motivarse y a luchar

MÁS cargados de la cuenta han de venir los buenos propósitos de temporada. El panorama socioeconómico es muy amargo, se contagia el miedo al desempleo y a la pobreza, se barruntan penalidades y peligros que sólo maltrataron de lleno a los abuelos. Sin embargo, hay sobrados motivos para plantar cara al derrotismo y vencerlo. Que no se diga que nos rendimos sin luchar, cuando lo teníamos todo en nuestra mano para solucionar los problemas del presente, pues el punto de partida es mucho más cómodo que el de generaciones precedentes cuando les tocó bailar con la más fea.

Evitemos el símil bélico del sangre, sudor y lágrimas. Ideas, ilusiones y colaboración es mejor fórmula en tiempo de paz. Se trata de superar la pereza emocional que nos embota, para cambiar de itinerario la vida personal y a la vez contribuir colectivamente a la configuración de nobles objetivos comunes. ¿Qué padre no puede mejorar la educación que da a sus hijos? ¿Qué profesor no puede intensificar la educación de sus alumnos? ¿Qué alumno no puede tomarse más en serio su primera responsabilidad como ser social, que es la de educarse, por su bien y por el de los demás? ¿Qué amigo no puede tomar la iniciativa de activar sus amistades y dar pie a un proyecto?

Toca desembarazarnos de nuestros demonios: el cainismo, el conformismo, el aldeanismo. Ya está bien de musitar el esto no tiene remedio. Empresarios, sindicatos, trabajadores, universidades, ONG, asociaciones, entidades,medios de información: todos somos manifiestamente mejorables. Pues a ello. Quejarse de vicio y a la vez parapetarse en esos vicios contamina tanto como los tubos de escape.

Hermoso será el paisaje de Sevilla y sus pueblos en septiembre si cada uno aporta un efecto mariposa y el horizonte urbano, de tanto aleteo, se convierte en un arcoiris de voluntades. Porque no se trata de gastar más, sino de hacer lo que hay que hacer, bien y cuanto antes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios