La tribuna

Alejandro Pizarroso Quintero

Una mujer en Defensa

LA expresión Kinder, Küche, Kirche (niños, cocina, iglesia) fue en el periodo nazi en Alemania la definición de lo que podríamos llamar su "política de género". En realidad la había empleado el Kaiser Guillermo II y, sin duda, proviene de la tradición popular alemana equiparable en esto a cualquiera de los países del mundo.

Con un trasfondo análogo a esta expresión de los nazis, hemos podido leer y escuchar cosas sobre el nuevo Gobierno de Zapatero, no sólo entre numerosos columnistas y locutores casposos, sino también allende nuestras fronteras en boca de un bufón italiano.

Hay que agradecer la actitud más respetuosa de la mayoría de los dirigentes del Partido Popular y particularmente de algunos como Soraya Sáenz de Santamaría o Esperanza Aguirre, que se ha pronunciado en todos los medios de manera muy favorable ante el nombramiento más destacado del nuevo gobierno en la persona de Carme Chacón y también sobre sus muy simbólicos viajes a Afganistán, Líbano y Bosnia.

Siguiendo con el juego de palabras, no podemos olvidar que guerra en alemán también se escribe con "K": Krieg. De las artes culinarias de Carme Chacón nada sabemos, de sus devociones sólo que "prometió" su cargo. De niños, es evidente que va a ser madre, de lo cual me congratulo y le adelanto mis felicitaciones. Además es algo de lo que todo varón, lo confiese o no, está envidioso; lo digo porque he sido padre. Así pues, podríamos añadir "Warum nicht Krieg?". Es decir, ¿por qué no guerra?

Ya sabemos que los dicasterios de Guerra han pasado a llamarse de Defensa y dentro de poco se llamarán de Acción Humanitaria. Las palabras -también lo sabemosh son muchas veces más fuertes que las armas.

La verdad es que ministros de Defensa catalanes ya ha habido. Narcís Serra acaba de presentar una espléndida obra sobre la transición militar. Y todos los españoles deberíamos estarle agradecidos. Mujeres, en España no, pero en países como Francia o Chile ha habido ministras de Defensa sin que nadie pestañease. Así que no sé a qué tanto revuelo. Lo del embarazo no es más que un feliz accidente (dicho sea en el contexto de su dedicación política).

Estoy seguro de que los militares españoles más inteligentes ni se han sorprendido ni se han molestado con este nombramiento, que indica hasta qué punto la Defensa tiene importancia en la política de José Luís Rodríguez Zapatero. Eso sí, una política de Defensa que es la suya, todo lo discutible que se quiera, pero que es la que los ciudadanos han votado mayoritariamente. En marzo de 2004, cuando el conflicto de Iraq fue uno de los argumentos estrella de la campaña electoral, y también en marzo de 2008, a pesar de que la Defensa no tuviera relieve en la campaña. Militares de la categoría del general Félix Sanz Roldán, que dentro de poco dejará de ser Jefe del Estado Mayor de la Defensa, pueden ser de enorme ayuda en esta nueva transición militar.

Es discutible el establecimiento de cuotas, pero no cabe duda de que hay que impulsar, de alguna manera, la equiparación del hombre y a mujer en todos los terrenos y la política, sin duda, por su visibilidad, es uno de los lugares donde más fácilmente puede hacerse una labor didáctica y de generación de modelos para la sociedad.

Nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. La captura de un pesquero español por piratas en las costas de Somalia ha sido respondida, además de por la labor diplomática, por el envío de la fragata Méndez Núñez. A lo mejor, hace unos años, muchos hubieran pensado que desarrollar el programa de las fragatas F-100, con los cientos de millones que cuesta cada una, era una locura y que tales sumas mejor se podrían destinar a la enseñanza o a la sanidad. Sin embargo, gracias a eso, no sólo disponemos de un medio para enfrentar en este caso a unos piratas, sino también de una construcción naval floreciente (Navantia) cuyos pedidos crecen también fuera de España, como con la venta de este modelo de fragatas a la Armada noruega.

Curiosamente convergen dos necesidades didácticas para la sociedad española: igualdad de género y Defensa. Ambas importantísimas y muy difíciles de interiorizar por todos los ciudadanos. Una sola foto de Carmen Chacón embarazada en Afganistán hace más por el acercamiento de los militares a la sociedad española que toda una campaña. Por no hablar del número creciente de mujeres en nuestros ejércitos. En enero de 2008 su número era de 15.465, es decir, el 12,3% de todo el personal militar.

La política es siempre persuasión. La realidad que cuenta es las más veces la que se percibe y no la que es. Carme Chacón y el nuevo Gobierno Zapatero tienen que ser capaces de transmitir eso a la sociedad española. Afortunadamente han comenzado con predicar con el ejemplo, es decir, persuadir y comunicar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios