La ventana

Luis Carlos Peris

La mujer, el santo y la limosna

DESDE el momento que el concepto de machismo es pecaminoso y el de feminismo virtuoso, hay que poner las cosas en cuarentena, igual que hay que ponerlas cuando el maltrato machista es considerado delito y al revés sólo falta. Aquí se ha pegado un pendulazo de no te menees y si lo de antes era abominable, lo de ahora lleva camino de serlo. Viene a cuento por la iniciativa surgida en la Asociación de la Prensa de Sevilla de instaurar dentro de la misma otra asociación sólo para mujeres. No sé, pero ni siquiera en los tiempos más ferozmente machistas se le ocurrió a nadie hacer algo tan exclusivo en beneficio del varón, ni siquiera entonces. Y lo que resulta más chocante es que todo haya nacido en un organismo que preside una mujer; una valiosa mujer a la que también los varones hemos elegido sin cortapisa ni reticencia alguna, conque no sé a qué viene esta facción tan casposa y a trasmano.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios