La ventana

Luis Carlos Peris

Un naufragio que ya pide tirititrán, tran, tran

AGOSTO se ha ido con un suceso que entra de cabeza en la historia más sentimental de nuestra tierra. Cuánta literatura va a generar el hundimiento del Adriano Tercero, que en familia era conocido como el Vaporcito del Puerto, Puerto de Santa María. Curiosamente, en la muy romana Cádiz resulta que dicho barco se rotulaba Adriano Tercero, así el Tercero y no con números romanos, como sería lo lógico. Pero las cosas son como son y desde antier ya no existe el barquito más cantado, el que a diario surcaba la Bahía con más arte del universo. Ya tienen materia los letristas de Gades para sacarle punta a un naufragio tan doloroso como incruento, que ya hay que tener arte para no cobrarse víctima alguna tras zozobrar en la orilla. Seguro que el tirititrán, tran, tran conque arrancan las alegrías va a preceder profusamente esta historia de cómo se hundió el barquito más cantado jamás conocido.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios