Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Un necesario reencuentro

COMO siempre fui muy pedante y tuve clara mi vocación desde bien temprano, nunca me sentí reconocido con aquellas fantasías infantiles en las que a mis compañeros de colegio les gustaba imaginarse ejerciendo una profesión. Los había que soñaban con ser pilotos de carreras para, de la noche a la mañana, preferir aventurarse como policías secretos; otras apostaban por ejercer como maestras para enseguida arrepentirse y optar por abrir una tienda de decoración…

Verónica Forqué, algo que me resulta muy cómico, quería ser enfermera y sevillana. Tal y como lo están leyendo y por ese orden. Lo que pasa es que el destino le dejó claro pronto que, lo que de veras le esperaba era la interpretación, primero, y la dirección, después. Y es que, con la función que acaba de estrenar el pasado fin de semana en Avilés, son ya dos los títulos que, bajo su sello, ha acogido nuestra escena. A saber, La tentación vive arriba y Adulterios.

La verdad es que la obra tiene una pinta estupenda pues, a la batuta de la Forqué hay que sumarle las interpretaciones de María Barranco y Míriam Díaz Aroca, con lo que imaginen cómo debe ser la fusión de este trío dando vida, además, a un texto de Woody Allen. "Parece mentira que un americano como él haya logrado que la gente aquí en España se identifique tanto con esta historia", me contaba ayer mismo Verónica mientras disfrutaba, tras el éxito de la puesta en escena, de una merecida semana de vacaciones en la que aprovechará para visitar a su madre, estar con su hija María, leer, bañarse en la piscina de casa… En una palabra, unos días para el necesario reencuentro con ella misma y sanar, fiel a su vocación originaria, el desgaste espiritual que conllevan estas ocupaciones nuestras ante el público-juez que, constantemente, somete a examen todo lo que hacemos.

Tiempo habrá para retomar nuevos proyectos, teatrales desde luego, y plantearse algún guión para televisión que la convenza. Al fin y al cabo, el futuro siempre queda… a la vuelta de la esquina.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios