La ciudad y los días

Carlos Colón

Esta noche, Canal Sur

ESTA noche tienen una cita con el placer inteligente en Canal Sur 2: Melodías de Broadway 1955. Permítanme que me salga del tiesto de La ciudad y los días para rogarles que no se pierdan esta película que logra sintetizar espectáculo y creación, y elegancia y profundidad, como pocas veces en la historia del cine se ha hecho. El crepúsculo de los dioses (Wilder, 1950), Cantando bajo la lluvia (Donen, 1952) y esta película de 1953 (cuyo título original es The Band Wagon) fueron las primeras y más lúcidas reflexiones que Hollywood hacía sobre su pasado y su futuro en un momento de cambio radical de las estructuras de producción y los gustos del público: bandwagon viene a significar subirse al carro, y esta película trata del efecto que sobre el público y los creadores tienen las modas.

Arthur Freed -el genio de los musicales Metro entre 1939 y 1958, al que el estudio concedió el privilegio de una unidad de producción independiente- rescató una comedia musical estrenada en Broadway en 1931 por Fred Astaire y su hermana Adele para proponer una parábola sobre el decaimiento del musical tradicional, la irrupción de una pedante modernidad que sacrifica el espectáculo a lo "intelectual" y el triunfo final del entretenimiento y el espectáculo (la canción That's Entertainment -himno de las variedades- cierra la película). Y lo hace con un musical que es a la vez un homenaje a lo tradicional y una apuesta radicalmente moderna. Para ello recupera a Fred Astaire 25 años después del estreno de la obra original y lo convierte en él mismo: un bailarín de éxito en el Hollywood de los años 30 que en los 50 ha pasado de moda y se ve obligado a trabajar en una producción vanguardista dirigida por un actor y director "moderno".

Asombran los talentos que suma la película: la producción de Arthur Freed, la partitura de Dietz & Schwartz deslumbrantemente orquestada por Conrad Salinger, la dirección de Vincente Minelli en su cumbre (dos años antes había dirigido Un americano en París) y las presencias de Fred Astaire, Cyd Charisse, Oscar Levant (compositor, pianista, cantante y actor imprescindible para comprender la historia del musical desde su estrecha colaboración con Gershwin en los años 20 a los 60), Jack Buchanan (estrella del West End y Broadway desde 1916) y la divertida Nanette Fabray que, junto a Levant, interpreta una hilarante caricatura de Betty Comden y Adolph Green, guionistas de la película y la más famosa pareja de libretistas del teatro americano. No se la pierdan. Aunque sólo sea por ver a Astaire y Charisse bailando Dancing in the Dark.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios