NI Richard Gere, ni Pilar Rubio en modo súper mami, ni el abdomen de Cristiano Ronaldo, a mí el día de la final de la Champion League lo que más me llamó la atención fue la actuación de Alicia Keys con la cara lavada y recién peiná. "Qué rara está, ¿no?" Le preguntaba en bucle a mi marido, pero él no me hacía mucho caso porque en ese momento sólo podía clamar a los dioses, y no precisamente a los griegos por eso del six pack de CR7. Conseguí desconectar de ese rostro hasta ahora desconocido de Keys pero el runrún volvió a la mañana siguiente y decidí investigar; es así como descubrí que efectivamente algo le pasaba y es, que como buena celebrity, Alicia ha dado un paso al frente como embajadora del movimiento que ella misma ha creado y que se conoce como #nomakeup, que para los que anden cortitos en idiomas significa sin maquillaje. "Cada vez que salía de casa, me preocupaba no llevar maquillaje. ¿Y si alguien quería hacerse una foto conmigo? ¿Y si esas personas las compartían en las redes sociales? Esos eran los inseguros y superficiales aunque honestos pensamientos que tenía", ha reflexionado la cantante en una carta que ella misma ha escrito y distribuido para promover su nueva filosofía de vida, que por cierto lo está petando en Instagram y a la que se han sumado muchas mujeres en todo el mundo. En su escrito cuenta como fue el día en el que declaró la guerra definitiva a su neceser beauty. "Acababa de llegar del gimnasio, tenía un pañuelo debajo de la gorra de béisbol y Paola, la fotógrafa, me dijo: "¡Tengo que fotografiarte así, ahora mismo! La música es cruda y real, así que estas fotos también deberían serlo", cuenta. Al principio, explica, se sintió insegura e incómoda, pero luego, más poderosa que nunca. "Fue el momento de mi vida en el que más poderosa, más libre y más honestamente bella me he sentido", dice. Y así fue como decidió escapar del "disfraz". No sé si estoy de acuerdo con Alicia o no, la verdad es que a mí me gusta maquillarme y nada tiene que ver con querer ocultarme tras una base. Al final, como ocurrió con Micheline Bernardini, la primera mujer que se atrevió a posar en bikini (a la izquierda), se trata de ser capaces de tomar nuestras propias decisiones. Así que si Keys ha decidido no maquillarse para sentirse libre un olé para ella, porque al final lo que más importa es eso: la libertad, aunque su maquillador oficial no esté muy de acuerdo....

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios