Desde mi córner

Luis Carlos Peris

La normalidad está llegando

La jornada se le arregló al Sevilla el domingo; al Betis, todo lo contrario tras un sábado para el optimismo

JORNADA chunga para los nuestros por mucho que se le arreglara al Sevilla en la tarde del domingo o por muy bien que pintase para el Betis el día anterior. Balance insuficiente para el Sevilla aunque nunca un empate con el Barça sea desdeñable y fatal para un Betis que en cuanto se cerró el mercado de fichajes dejó de ganar. O sea que ha ocurrido como hace un año, con el equipo tapando las bocas que pedían refuerzos y que vuelve a las andadas no más se cierra la posibilidad de mejorar un grupo tan manifiestamente mejorable como el que actualmente sufren los béticos. Bueno, lo del sufrimiento de los béticos da para un largo libro.

Viene corta la dimensión de una columna para explicar los distintos y variados tipos de sufrimientos que aquejan al bético y falta haría mucho más para denunciar la insostenible situación que vive. Pero, bueno, es día de resaca y, con el Real Madrid en la más cercana lontananza, el panorama deportivo del Betis va estando en consonancia con el otro. Y en Valencia, otra vez Valencia, se comprobó la debilidad de un equipo que siempre estuvo a lo que el rival dispusiese. Digno cuando el enemigo afloja y a la deriva no más decide su oponente ir al abordaje. Total, de nuevo en el brocal de un pozo al que no por mucho asomarse resulta cómodo acostumbrarse.

Zarpazo tremendo del Realísimo, golpe inapelable de autoridad tras su tropiezo almeriense y como el Barça cantó sólo línea, pues la Liga vuelve a tornarse blanca blanquísima. Y el Sevilla, que el sábado vio cómo el caramelo se lo quitaba de sus labios ese enemigo de la psique que es el miedo a perder lo que se tiene conseguido. Al día siguiente, los tropiezos de Espanyol y de Racing le maquillaban el panorama y Europa sigue a la misma distancia de antes de no ganarle al Barça, a un solo punto. Jornada vigesimotercera, chunga para los nuestros, pero con matices, pues el Sevilla sigue como estaba y el Betis, no; el Betis, como ya no caben fichajes, vuelve a lo que era.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios