La esquina

José Aguilar / Jaguilar@grupojoly.com

Si hubiera norte...

DESMANDIBULADOS de estupefacción, como escribió Vargas Llosa. Así nos hemos quedado algunos tras conocer la explicación de Felipe Alcaraz sobre su retirada de la pelea por liderar la lista de IU al Congreso por Sevilla. El presidente del PCE dice que renuncia porque está harto de "los trapicheos de los aparatos". Precisamente él.

Lo cierto, sin embargo, es que ha sido coherente. Las bases de la coalición le dieron un 28 por ciento de votos para ser el número uno de la candidatura frente al 72 por ciento de Sebastián Martín Recio. Aunque los estatutos de Izquierda Unida permiten que la asamblea andaluza revoque el acuerdo de la asamblea provincial, a Alcaraz no le parecía estético cambiar la lista avalada por los militantes. Un aplauso para él.

Pero la postura de Felipe Alcaraz tiene retranca: desnuda a Diego Valderas, el coordinador regional, quien se dispone a justo lo contrario. Quiere que la asamblea regional de IU le designe a él candidato a la Junta por Sevilla eliminando al elegido por la asamblea provincial, que fue el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, dirigente del Colectivo para la Unidad de los Trabajadores (CUT), o sea, la izquierda extraparlamentaria que aspira a ser parlamentaria.

Si Izquierda Unida no hubiera perdido el norte, nadie discutiría que su líder andaluz y candidato a la presidencia de la Junta encabezara la lista en la provincia donde tiene más posibilidades de lograr el escaño -ya fracasó dos veces en su Huelva natal- y que, además, incluye la capital de Andalucía. Pero en Izquierda Unida todo se discute y se cuestiona (especialmente en materia de poder interno; de asuntos que interesen a la sociedad ya se debate bastante menos).

Si Izquierda Unida no hubiera perdido el norte, no presentaría como cabeza de cartel en Sevilla para el Parlamento andaluz al mentado alcalde de Marinaleda. ¿Ha pensado alguien cuántos votos perderá IU cada vez que a Sánchez Gordillo le pregunten por el País Vasco y diga de verdad lo que piensa del País Vasco? ¿Qué harían los sevillanos si hay más atentados de ETA y se encuentran con que los condena todo el mundo menos ANV y Sánchez Gordillo? Y no estoy haciendo ciencia ficción. Por no hablar de su programa económico o sus recetas sociales: la antítesis de una izquierda moderna y atractiva.

Para que se produzca este retroceso ha sido necesario que el PCA haya sido derrotado por un pacto del CUT de Gordillo y el autodenominado "sector crítico" de IU, el de Martín Recio, Caballero y otros que presumen de abiertos, plurales y no dogmáticos. Ese pacto que respalda en Sevilla al candidato que más votos perderá cada vez que hable no habría sido nunca posible si el sector crítico hubiese hecho honor a su nombre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios