La ciudad y los días

carlos / colón

Las noticias más importantes

DEBERÍAMOS, todos, informar más sobre las realidades positivas, creativas, esperanzadoras, que "también" forman parte de nuestra cotidianidad. No pintar de rosa realidades negras, pero tampoco pintar de negro toda la realidad. Están las noticias negativas que objetivamente lo son. Pero están también las noticias negativas forzadas por quienes le retuercen el brazo a los hechos para generar informaciones que perjudiquen a sus adversarios políticos, amplificadas por unos u otros medios según convenga a su línea editorial y sus intereses.

Demasiadas veces mordemos el anzuelo -metámonos todos en el saco- de dar más énfasis a lo negativo que a lo positivo; de dar a la anécdota de baja política más relevancia que a los hechos, propuestas, debates o ideas de la política seria; de otorgar a los políticos un protagonismo absoluto que, por importante que sea su papel, no tienen en el conjunto del funcionamiento de la sociedad. Minimizando cuanto se refiere a los trabajos y esfuerzos de quienes hacen que cada día nuestras vidas prosigan sin grandes sobresaltos -lo que ya es bastante- e incluso que mejoren. Educadores, sanitarios, voluntarios, empresarios, religiosos, investigadores, trabajadores de todo tipo y condición que con crisis o sin crisis, con corrupción o sin corrupción, se levantan cada mañana con el decidido propósito de hacer bien su trabajo, sea el que sea. Desde un conductor de Tussam que no reinicia la marcha hasta que la persona mayor ha encontrado asiento hasta el librero que esta mañana tan amablemente me ha atendido en el feliz hallazgo de la edición de los Cuentos completos de Thomas Hardy (Alba Editorial) o quienes desde las consultas, los quirófanos o los laboratorios trabajan contra el sufrimiento.

Como el grupo de investigación del Hospital Universitario Virgen del Rocío que, bajo la dirección del doctor Santiago Velázquez y con el asesoramiento de la Oficina de Transferencia de Tecnología del Sistema Sanitario Público de Andalucía, ha patentado un sistema que mejora la precisión en la radiación de tumores que ya se está utilizando en pacientes. Como resaltó la consejera de Salud, se reducen significativamente las sesiones de radioterapia y se ahorra 1,5 millones de euros. Menos molestias y ansiedad para los pacientes, mayor precisión en el tratamiento y más dinero para otras necesidades sanitarias. Lo leí ayer, en este periódico, y pensé: esto sí que es digno de grandes titulares.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios