Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La nueva etapa de Bertín

BERTÍN Osborne ya no es el mismo de antes. Pero no porque haya dejado de ser atractivo, ocurrente y buen cantante. Ni tampoco porque, a finales de año, cumpla los cincuenta y cinco y sea, a la vez, abuelo y padre de dos bebés de edad similar. Simplemente, la vida es la causante de que, el Bertín de hoy, vea las cosas-y reaccione ante ellas-, de otra manera.

Leí durante el fin de semana que uno, conforme pasa el tiempo, tiene en su poder la posibilidad de reinventarse y convertirse en otro diferente. Todo está en la mente, desconocido universo de ilimitado alcance que, en el caso del artista de Jerez, cambia continuamente de "chip". Así, con la misma facilidad presenta un programa de televisión, que gestiona sus bodegas o que graba un álbum de rancheras como Va por ellos, cuya venta irá dedicada íntegramente a la Fundación Padre Garralda. La institución, que Bertín conoce a través de alguien muy cercano, se dedica a solucionar los problemas que puede a niños muy necesitados y, esa misma filosofía, es la que ha marcado un punto de inflexión en el espíritu de Osborne. "Mi próximo disco será igual y he creado dos empresas, de aceite y de zumos, cuyo treinta por ciento de los beneficios se destinará a la misma labor. Una vez tenga fondos económicos suficientes, ayudaré a otra", me contaba ayer mismo desde su cuartel general sevillano.

Y es que, entre Sevilla y Bilbao -el punto más cercano a La Rioja, donde se encuentran el resto de sus empresas vinateras-, entre México y España, entre su faceta profesional y personal, se mueve este hombre mucho más sensible de lo que las apariencias pudieran evidenciar. "A raíz de que falleció mi madre, me replanteé muchas cosas", me explicaba con cercanía mientras esperaba que su mujer, Fabiola, llegara de la rehabilitación de su hijo pequeño. Un campeón de un año y dos meses llamado Norberto para el que, cada mañana, es un nuevo reto. "Habla, escucha y ve perfectamente y acaba de comenzar, el lunes mismo, a gatear". Otro testimonio claro de que, ante lo que la voluntad desea, pocos impedimentos se encuentran.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios