José Manuel Menudo / Profesor De La Universidad Pablo De Olavide

De nuevo el lastre de la morosidad

ESTA semana se ha tratado el problema de la morosidad bancaria desde distintos escenarios. Empezó el gobernador del Banco de España y continuó el INE con su estadística de efectos impagados. Evidentemente, ambos reflejan un crecimiento de la morosidad como consecuencia de un ciclo económico recesivo. Según Solbes, una contracción más importante de lo esperado, pues avanza que el crecimiento español de este primer trimestre será bastante más bajo que el 3,5% estimado inicialmente. También estima que el nuevo ciclo expansivo comenzará a mediados de 2009. Dado el error de sus proyecciones, quizás sean palabras de tranquilidad que compensen la incertidumbre generada por unas estadísticas que reflejen una creciente dificultad para cobrar.

Desde el Banco de España se aprecia "preocupación" por el incremento de la morosidad en las entidades financieras y por su tendencia al alza. Aunque el regulador estima una morosidad bancaria aceptable (en torno al 1%), prevé que puede alcanzar un 3% si el crecimiento desciende hasta el 2%.

Aunque el escenario futuro pueda ser arriesgado, el gobernador no consideró necesario hacer ningún cambio en el sistema de provisiones, porque el sistema bancario ha podido acumular cuando eran buenos tiempos. Otro caso sería si la morosidad de localizase en el crédito hipotecario. Las pruebas de resistencia del regulador evidencian un colchón suficiente para soportar perturbaciones de un tamaño similar a las sufridas en los 90.

Si descendemos a la actividad comercial, el porcentaje de morosidad de eleva, según el INE. El pasado febrero, el número de efectos de comercio devueltos por impago asciende a 467.200, un 17,1% más que en el mismo mes del año anterior. Por su parte, el importe de estos efectos impagados asciende a 1.429 millones, con un alza del 77,3% respecto a febrero de 2007. Por lo tanto, crecen los impagos y su tamaño (3.058 euros de media).

Esto supone una tasa de morosidad del 4,4% para la actividad comercial. Pero territorialmente, el sufrimiento del sector no se reparte por igual. En Andalucía, la morosidad en el comercio es una de las más altas (5,9%), sólo superada por Canarias ( 7,8%). Por el contrario, las comunidades con menor porcentaje de impagados sobre vencidos son Navarra y el País Vasco (ambas con un 2,9%).

Estas estadísticas de impagos también muestran que nuestra región lo está pasando mal. Las provincias andaluzas se encuentran entre las 12 con mayor porcentaje en el comercio, siendo Almería el lugar de España con mayor morosidad en este tipo de pagos (8,4%).

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios