PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón

De la llama olímpica con préstamos a la ciudad en llamas sin dinero

DE la llama olímpica a la ciudad en llamas. Atenas 2004, Atenas 2012. De la ostentación como capital del mundo durante veinte días, a las capitulaciones políticas y económicas que zambullen a los griegos para los próximos cuarenta años en la pobreza severa, tras ponerse coto a engaños e ínfulas. Es importante analizar su bancarrota como ejemplo de la falacia que supone prometerle a la población de un territorio el desarrollo y la prosperidad mediante la descomunal inversión en infraestructuras y equipamientos dimensionadas para un evento efímero, excesivas y vacías ya desde el día siguiente a la clausura.

El presupuesto de los Juegos de 2004, primero manejado por el Gobierno del socialista Kostas Simitis, y después por el conservador Kostas Karamanlis, se elevó a los 10.000 millones de euros, el doble de lo previsto. Y se financió con préstamos de la banca europea, pese a que la deuda pública helénica ya era escalofriante desde comienzos de siglo, superior a los 100.000 millones de euros (ahora es de 300.000 millones).

En lugar de transformar radicalmente su economía y su sociedad, invirtiendo esos 10.000 millones de euros en educación e innovación, quisieron aparentar que ya eran un país rico, para rendir culto colosal a su mítico pasado. Los frutos de ese sobreesfuerzo en formación y ciencia no les evitarían ahora un ajuste durísimo. Pero en cinco o diez años comenzarían a rentabilizar con creces esa inversión, y tendrían trazado un camino de recuperación y esperanza. Por contra, optaron por enterrar el dinero en dotarse de equipamientos galácticos donde el gasto no genera ni producto ni valor ni desarrollo. Y ahora están en una situación dramática, sometidos a los acreedores, sin margen para crear un nuevo modelo de desarrollo.

En ciudades como Sevilla, proclives a crasos errores de apreciación, porque se confunde la inversión que causa el desarrollo con la que es consecuencia del desarrollo ya alcanzado, ha de ser motivo de reflexión.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios