hoja de ruta

Ignacio Martínez

El orangután y el caimán

ADominique Stauss-Kahn su lance sexual con la guineana Nafissatou Diallo, forzado o consentido, le ha salido carísimo. Se cree que unos cinco millones de euros. Casi a millón por minuto. Un encuentro calificado por Diallo como humillante y degradante, aunque la cara de la víctima a la salida del juzgado del Bronx el lunes, con la bolsa llena, era de íntima satisfacción. DSK no sólo ha perdido dinero por este caso: también ha perdido su empleo como jefe del Fondo Monetario Internacional, ha perdido su matrimonio con la inteligente, millonaria y hermosa Anne Sinclair, y ha perdido su alta probabilidad de conseguir la Presidencia de la República Francesa. El coito más caro de la historia de la humanidad.

Para Strauss-Kahn llueve sobre mojado. Una joven periodista francesa que le denunció por acoso le definió como un orangután en celo. Con poco estilo, vamos. Berlusconi tiene fama de padecer de las mismas debilidades que DSK y no precisamente en un registro más elegante. Eso sí, pretende que sus desmanes y pecados en la materia le salgan gratis. Está acusado en diversos juicios de proxenetismo y prostitución por los excesos en sus fiestas, en alguna de las cuales actuó una joven menor de edad, Ruby Robacorazones, que se ha hecho famosa en todo el mundo. Pues nada. Ha decidido volver a la política para librarse de estas y otras acusaciones fiscales o económicas.

Cualquier cosa, menos volver a la cárcel. Eso sí, le sale gratis a él pero carísimo a Italia. Y ha vuelto a buscar a su partenaire favorito, un fanfarrón secesionista llamado Umberto Bossi, líder de la Liga Norte, que propugna la separación de la Padania del infecto sur. El perfecto desestabilizador nacional. Al segundo de sus socios en su entronización política de 1994, Gianfranco Fini, ya lo perdió hace un año. Fini, aunque procedía de la extrema derecha, era lo mejor de aquel triunvirato que sustituyó a la Democracia Cristiana cuando se hundió la I República. ¡Y la II está por llegar! Quizá si Mario Monti se decide, el país recupere un poco de cordura con MM en la derecha y Pier Luigi Bersani en la izquierda. Gente seria.

Desgraciadamente las facturas de las fiestas de Berlusconi no sólo las pagan los italianos. Desde el anuncio de su vuelta la prima de riesgo española también se ha disparado. El demagogo populista ya está en campaña para las elecciones de febrero y sostiene que la prima es un mito, fruto de una "conspiración germanocéntrica". Frase que recuerda a la del complot judeo masónico internacional. Dice Silvio que su país está peor que hace un año, pero que aquí está él para salvarnos. Un viejo vergonzante calificado de caimán, retocado por cirujanos, un delincuente condenado por varios delitos, dispuesto a lo que sea para evitar la cárcel. Y capaz de todo antes de que le cueste un euro. Al menos en ese campo, un estilo distinto al del pagano Strauss-Kahn.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios