PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El pabellón de 15.000 plazas

JOSÉ Luis Sáez logró ayer para España la organización del Mundial de Baloncesto en 2014. Cuando en nuestro país se vivió por vez primera esa competición, en 1986, tras el boom de la plata olímpica en Los Ángeles, Sevilla estaba fuera de juego porque no tenía ni pabellón digno, ni club en la ACB, ni buena cantera, ni público que entendiera de pasos y dobles. Fue entonces cuando Sáez ayudó a la gestación del club que nos pusiera en órbita, y comenzó su escalada en la gestión federativa. Sevilla se le quedó pequeña, y pronto España porque lo veremos con mando en la Federación Internacional de Baloncesto. En el Cajasol falta alguien con la experiencia que él ha adquirido en los últimos años.

Seguro que Sáez influirá para que Sevilla acoja en 2014 el grupo de España o el de Estados Unidos. Pero, por mucho que yo apoye al baloncesto, el debate que interesa en Sevilla es de tener los pies en el suelo. Sáez consiguió con facilidad el compromiso de Monteseirín de que, si la FIBA apostaba por España, en Sevilla se construiría en otro lugar de la ciudad un nuevo pabellón mucho más moderno que el de San Pablo (inaugurado sólo hace 22 años y remozado en varias ocasiones), con capacidad para 15.000 espectadores. El alcalde cifró la inversión entre 80 y 90 millones de euros.

Una vez más, un evento efímero marca el desarrollo de Sevilla. ¿Inversión o hipoteca? San Pablo reúne los requisitos para una competición de ese calibre. ¿Qué justifica en Sevilla dos pabellones multiusos de nivel internacional? ¿Qué musculatura pública y privada tiene la ciudad para mantenerlos y llenarlos de actividad? ¿Cuántas prioridades sociales hay que atender antes con esos millones que tan fácilmente se garantizan?

Sevilla se le queda pequeña a Sáez, y con él España es campeona del mundo. Sevilla tiene gran experiencia en saltos al vacío sin planificación y comerse durante lustros el marrón del espejismo que vive escasos días. Pido tiempo muerto y le propongo a Sáez que arregle el entuerto presentándose a alcalde en 2015.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios