Puerta de los palos El Fiscal

El padre Polo

ES fácil que se lo hayan cruzado por el centro, Alcaicería arriba o calle Córdoba abajo. Su figura preconciliar llama la atención de mucho viandante. Visto de lejos, parece un nazareno de la Mortaja de cerca. Con el fallecimiento de Domínguez Valverde, se convirtió en la última sotana de la diócesis, en el último cura que viste de cura. Ahora que el clero local anda con la nerviosera recuperando de las cajoneras los clergyman que perdimos (y escondimos) para pelotear al coadjutor, resulta curioso que este sacerdote ordenado en 1969 sea el que mejor situado está ante el nuevo régimen. Cuando el padre Polo pasea con su sotana de tiro largo, una brisa de romana Plaza de San Pedro le acompaña. Su figura parece siempre recién bajada del púlpito del Salvador, esos púlpitos al que ahora muchos de sus compañeros quieren subirse de nuevo por puro oportunismo. El padre Polo, un cura de toda la vida.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios