La ventana

Luis Carlos Peris

El paisanaje, peor aún que el paisaje

QUIZÁ me haya quedado obsoleto, que si veinte años no es nada sí llegan a ser bastante cuando aparece el efecto multiplicador, o sea. No sé si es que se me pasó el arroz, pero la verdad es que no termino de comprender por qué ha arraigado el espanto de Halloween entre nosotros. Y, sobre todo, por qué en los colegios se les imbuye a los niños esta celebración, que daba no sé qué ver a legiones de madres llevando a sus hijos vestidos de Drácula a la guardería. Si de por sí nos choca esta fiesta, lo del decorado resulta abracadabrante. Debe ser por la propia dinámica de unos tiempos cada vez más surrealistas para los talluditos, pero cuando luego se ve lo que ha ocurrido en una macrofiesta como la de Madrid Arena no tenemos otra opción que reafirmarnos en que el personal ha perdido los papeles de forma definitiva y que esto es lo que hay en un mundo que no lo conoce ya ni la madre que lo parió.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios