BREVIARIO

Alejandro V. García

Un parado es una hipotenusa

LOS condestables y archipámpanos del Gobierno están tan concentrados en las cifras, en los porcentajes y en los diferenciales que han olvidado qué hay detrás de los números. Creen que detrás de los miles, los cientos de miles y los millones sólo hay un pasatiempo matemático o una partida de ingeniería económica que es preciso cuadrar. Les duelen tantos las cifras que se echan las manos al cráneo; los entontecen los importes; los obnubilan los guarismos hasta el punto de hacerlos levitar o hundirse. Suman los porcentajes con la misma frialdad con que una lasca de mármol cuenta sus vetas. Por eso la ministra de Empleo Fátima Báñez dijo el otro día que "sólo el 55% de los nuevos parados verá reducido el subsidio". Sólo. 68.000 personas no recibirán este año la renta de inserción por incumplir los requisitos, 68.0000 conciencias, 68.000 bocas, 136.000 ojos. Un 55% es, en ese delirio numérico de los ministros que rigen el desastre, una gélida abstracción que carece de sentimientos, no sufre ni come ni desespera. La ministra ha hecho de los desamparados un concepto tan impasible como una hipotenusa. Algunos pensarán que la ministra es cínica. Pero el cinismo siendo un sentimiento de desprecio requiere cierto grado de humanismo. Báñez cree que un parado sin subsidio es un simple axioma de una ciencia formal sustentada en los recortes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios