Editorial

Una paralización inexplicable

QUIZÁS pensando que la cuestión no era un tema de amplio dominio público, o acaso por ser conscientes de que la situación del mercado inmobiliario en Sevilla es de parálisis, el Ayuntamiento ha decidido reevaluar una serie de proyectos de inversión hidráulica pactados con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) que iban a solucionar carencias históricas de Sevilla. De entre todos -el grado de ejecución global de estos proyectos es muy irregular y, en general, diferente al que se prometió en su día desde la Plaza Nueva- destaca el plan para construir un nuevo encauzamiento para los arroyos Tamarguillo (o Miraflores; el nombre cambia en función del tramo del que se trate) y Ranillas. Esta operación, cuyo presupuesto era de 72 millones de euros, estaba lista para ser licitada. El Estado, a través de la CHG (antes de ser transferida a la Junta), había comprometido no sólo el 70% de la inversión necesaria, sino que estaba dispuesto a costearla en su integridad. Algo trascendental si se tienen en cuenta las ventajas que implicaba la iniciativa, que permitía cerrar de una vez el círculo defensivo de Sevilla frente a hipotéticas crecidas del Guadalquivir y, al tiempo, dejaba abierta la puerta a que la ciudad creciera en dirección Norte, hacia la comarca metropolitana de La Vega, donde están previstos proyectos tan importantes a nivel económico como la construcción del nuevo Nodo Logístico del área metropolitana, ubicado en Marajabique, lugar donde también iba a trasladarse Mercasevilla. Toda esta operación -clave dentro de las estrategias del PGOU- dependía de que se eliminase la condición inundable de los terrenos afectados. Algo que sólo puede hacerse encauzando los arroyos en un único canal, donde además se iba a crear la mayor zona verde del área metropolitana (138 hectáreas). Que todas estas previsiones hayan quedado en el cajón con el argumento de que han dejado de ser prioritarias (se alegan complicaciones con las expropiaciones y problemas de calendario) no parece aceptable. Sobre todo por parte de un gobierno local que ha hecho bandera tanto del Plan General como del acuerdo marco con la CHG. Sevilla no debería perder este dinero. Ni esta oportunidad histórica.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios