Desde mi córner

Luis Carlos Peris

No parece que la cita de hoy en El Molinón...

ÚNICO equipo superviviente en tres competiciones, lo más probable es que el Sevilla siga en Gijón con ese orden de prioridades que deja la Liga en un lugar bastante secundario. Se está viendo en los últimos compromisos sevillistas, aunque en honor a la verdad tampoco la noche euroliguera con Athletic Club diese una imagen proclive al optimismo. Pero como lo que bien acaba se da por estupendamente empleado, fenomenal.

A lo que íbamos, a lo de esta noche en esa especie de territorio comanche que es Gijón para el Sevilla. Con el derbi y Donetsk en el subconsciente, más bien en el muy consciente, no parece que Unai vaya a tirar la casa por la ventana en los humedales junto al Piles. Algunos observadores hablan de desconexión liguera de este Sevilla que lleva varias jornadas sin saborear la victoria, pero una desconexión que sólo parece vaya a tener lugar hoy y para nada el domingo.

La sobredosis de partidos que vive el Sevilla, afortunada sobredosis por cierto, aconseja este tipo de desconexiones por mucho que aún haya quienes pregonen que procedería una mejor clasificación en el torneo de la regularidad. Ciertamente, la posición en la tabla dice que es manifiestamente mejorable y viendo lo que se ha visto en la lucha por el título, bien haría el Sevilla en no bajar los brazos tan pronto. Los vuelcos están a la orden del día y otro golpe de fortuna es posible.

Como se ha visto que no está últimamente el equipo para tirar cohetes, lo procedente es ir en tres cilindros a Gijón. El domingo a las cuatro de la tarde se juega un partido que no es uno más, nunca un derbi es uno más por muy distantes que ambos se vean en la tabla. Por tanto, no me inspira mucha confianza el Sevilla para la noche gijonesa y ya que estamos en elucubraciones convendría preguntarle a Sánchez Arminio si no había otro colegiado para el domingo. En fin...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios