Desde mi córner

Luis Carlos Peris

En el partido del orgullo ha de aflorar el orgullo

ORGULLO. Partido del orgullo es el calificativo que Unai le ha dedicado al choque de esta tarde en Valladolid. Hora es ya de que el Sevilla saque a relucir fuera ese orgullo que exhibe dentro para que en este tramo final, los números se maquillen y el objetivo se cumpla. En la dinámica impuesta por José María del Nido, todo lo que no sea jugar en Europa es un fracaso y quién sabe cuánto aguantará el cuerpo sin salir de las fronteras.

Desde aquel golazo de Onésimo a César en la fatídica 96-97 no ha vuelto a ganar el Sevilla en el gélido Zorrilla y hora es de cambiar de registro. Haber ganado sólo en Riazor, rodeo donde han ganado muchísimos, casi todos, son los polvos que traen estos lodos de un puesto tan bajo en la tabla. ¿Y por qué el cambio que experimenta el Sevilla según vaya de local o de visitante? Pues habría que escudriñar por los arcanos del equipo y ni aún así podríamos dar con la tecla.

¿Por qué el aguerrido Sevilla de anfitrión se convierte en timorato no más deja atrás el Parque Alcosa? Doctores tiene la causa y si aún no averiguaron la génesis del problema es que éste debe ser arduo. Lo cierto es que la diferencia entre el Sevilla de local y el que va de visita resulta abismal. Recalcó Unai en este avant match que ya en el campo del Betis dio otra imagen y es cierto. Dio otra imagen pero tampoco fue capaz de mantenerse en pie todo el tiempo y acabó pidiendo la hora.

Ya no caben más concesiones y si Unai dice que estamos ante el partido del orgullo, pues que el orgullo aflore de una vez para intentar que el curso no sea una catástrofe de impensables consecuencias. Entre la desbandada que se pregona y la frustración de estar un año más fuera de donde se creía que era el hábitat natural, en el Sevilla pueden crujir los cimientos. En Valladolid no gana desde el penúltimo descenso y de eso hace una eternidad, conque a ver si el orgullo aflora por fin.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios