La ventana

Luis Carlos Peris

No pasó el tiempo por el rito de la corrida en Bilbao

CONOCEDOR de la plaza de Bilbao, de lo que significa la corrida en Bilbao, desde que allí reinaban Ordóñez y El Viti, admirador incondicional de cómo se desarrolla el rito de Tauro en el coso de Vista Alegre, en estos días lo paso de cine viendo las Corridas Generales, hoy Aste Nagusia, por la tele. Salvando la forma de vestir del personal, parece que no pasó el tiempo y que la corrida de Bilbao puede extrapolarse perfectamente a tiempos muy lejanos, dolorosamente alejados en el túnel del tiempo. Toro con cara y hechuras de toro, pitones impolutos, el mismo ruedo negro de siempre, ése que sale de una mezcla de granito machacado y arena de playa, y el respeto de la concurrencia. Si existe alguna plaza en que el silencio de la Maestranza se parezca es en el Bocho, en esa plaza por la que parece que el tiempo no ha pasado y mire usted que han pasado cosas en general y en Bilbao muy particularmente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios