El medio centro

Carlos Izquierdo

La paz merece mucho más

La Peace Cup es un bolo megalómano donde se invita a equipos a medio gas para deslumbrar al mercado asiático

PROMETO que sucedió así. Fue el pasado miércoles cuando a eso de las diez y media de la noche sonó el teléfono en la redacción del periódico. Al otro lado, un interlocutor extrañado y su pregunta: "¿Oye, por qué se juega en el Ramón Sánchez-Pizjuán a puerta cerrada? ¿Es que ha pasado algo?". La respuesta se retrasó hasta las oportunas comprobaciones tras la desoladora imagen televisiva. Obviamente, la devolución de llamada no se hizo esperar. No es que se jugara a puerta cerrada, es que no había nadie en el campo, si acaso unos 1.000 aficionados.

El encuentro era el que jugaban el Oporto y el Besiktas en busca de una plaza en las semifinales de la Peace Cup. Y la expectación era ésa, similar a la despertada por el partido inaugural en el estadio de Chapín con 500 espectadores, parecida a la respuesta del público en La Rosaleda de Málaga y no muy lejos de la gente que acudió al Santiago Bernabéu, con el gancho incluido de la presencia de una de las sensaciones del verano, Cristiano Ronaldo. Similar, o incluso menor, a cualquier terraza fresquita.

Un torneo de verano es algo que debe estar muy bien organizado. Tenemos el magnífico ejemplo del Trofeo Carranza, un bolo entrañable que se despacha en cuatro días y que sirve para ver caras nuevas en equipos casi siempre cercanos al imaginario de la gente. La Peace Cup es un engendro de una semana con 12 equipos sin nivel o sin apenas haber entrenado. Un bolo megalómano donde se invita a algunos equipos europeos a medio gas para deslumbrar al mercado asiático. Las tres primeras ediciones se celebraron en Corea y este año decidieron exportarla a Europa. El hundimiento. Si a todo esto, además, se le unen unos horarios infames se consigue lo que se consigue. Un fracaso absoluto. La paz se merece mucho más que el torneíto con el que nos han pretendido engañar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios