las dos orillas

José Joaquín León

¿A quién perjudica UPyD?

CON la extrapolación de las últimas elecciones generales, UPyD hubiera obtenido dos escaños en el Parlamento de Andalucía. Ya se sabe que los resultados no son extrapolables, porque las condiciones serán diferentes. Pero el crecimiento que ha tenido el partido de Rosa Díez hace que se les vea de otra manera. Por decirlo claramente, UPyD es el partido que puede estropiciar todos los pronósticos para ver quién gobierna en Andalucía a partir de marzo de 2012. Por eso, ya empieza a plantearse esta pregunta: ¿a quién perjudicarán los votos de UPyD en Andalucía? Y la respuesta es simple: a todos los demás.

Un ascenso de UPyD perjudicaría al PP, que se podría quedar sin la mayoría absoluta. Teniendo en cuenta que se decidiría por pocos escaños, si UPyD irrumpiera con tres o cuatro, ya podría dejar a Arenas sin la mayoría. En el caso de que el PP fuera el más votado sin mayoría absoluta, lo normal es que UPyD le permitiera gobernar, pero deberían pactarlo. Ya no sería igual. Por otra parte, si UPyD se compromete previamente a facilitar el cambio, podría disputarle al PP no pocos votos de centro (ya no tan útiles), lo que le complicaría la mayoría absoluta. Además establecerían un escenario nuevo, porque pactar con UPyD para gobernar en Andalucía no se había contemplado, pero podría ser necesario.

Un ascenso de UPyD perjudicaría al PSOE claramente, porque le disputaría muchos votos de centro izquierda, sobre todo en las ciudades y los principales núcleos urbanos andaluces. Rosa Díez procede del PSOE y le cae bien a muchos votantes socialistas. También se sabe que en las pasadas elecciones ya le arrebató bastantes votos moderados, por culpa de las torpezas de Zapatero. Si eso va a más, le podría costar el Gobierno andaluz al PSOE.

Un ascenso de UPyD perjudicaría también a Izquierda Unida. No ya porque le disputara los votos que no van al bipartidismo, sino porque le podría quitar a Valderas la llave para pactar con el PSOE si el PP no alcanza la mayoría absoluta. Además, con la Ley d'Hondt en la mano, le podría arrebatar escaños en algunas provincias, ya que UPyD en algunas ciudades y núcleos urbanos obtuvo más votos que IU.

Un ascenso de UPyD, por supuesto, sería mortal de necesidad para el PA. Más desierto. Aunque ideológicamente son diferentes (uno andalucista y otro estatalista), le ha quitado algunos de sus antiguos votantes y se mueve en un espacio similar de centro/centro-izquierda. Por tanto, eran pocos y parió la abuela Rosa.

El ascenso de UPyD, en resumen, sería perjudicial para todos los demás partidos. Y, curiosamente, ese es uno de sus alicientes para ser votados. O sea, que eso aumenta el riesgo para los otros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios